miércoles, 21 de marzo de 2012

El trafico ilegal bajo el Convenio de Basilea


El trafico ilegal bajo el Convenio de Basilea.

Reportes nacionales mandado al sistema del Convenio de Basilea sugiere que casi cerca de 180 millones de toneladas de desperdicios caseros y tóxicos se generan anualmente alrededor del mundo. Según esos reportes, cerca de 9.3 millones de toneladas de esos desechos se mueven de país a país cada año, todo este desperdicio se le da una bienvenida como una fuente de negocio.  Esto deja unos 170 millones  de toneladas caseras y tóxicas que asumimos que se dispone de ella nacionalmente en un ambiente controlado. Sera este el caso?


Muchos países se quejan de que están recibiendo cargamentos que nunca acordaron o que no pueden disponer de la basura apropiadamente. Desde Brasil a Singapur, desde Bélgica a Ghana o del Canadá a Rusia, es difícil encontrar un país que nunca ha pasado por tráfico ilegal de desechos.


Que es el Trafico Ilegal?

El Convenio de Basilea es un tratado internacional que regula el movimiento transfronterizo y el correcto manejo de tóxicos como de otros  desechos. El convenio establece una serie de mandatos y procedimientos que necesitan ser enfocados a controlar la exportación, transito e importación de desechos específicos, incluyendo artículos del diario común como televisores o monitores, cables de metal con revestimiento plástico, baterías con ácidos, desechos caseros y aceite usados para desechar.


El enfoque principal del convenio es proteger la salud humana y el medio ambiente de la exposición física en el manejo de dichos desechos y lo que pueda generar.  Antes de cargar los desechos tóxicos y basura en general el país que los va a exportar, el país destino de los desechos y cualquier otro país que este en el transito de este, deben ser informados y estar de acuerdo con el cargamento. También la existencia de un contrato entre el exportador y el importador que desechará, especificando que tienen que tener un manejo ambientalmente racional para los desechos en cuestión y tiene que ser confirmado antes de que la exportación sea autorizada.


Cargamentos que no tienen un “pre-aviso o consentimiento”, requerimientos del Convenio de Basilea o que resulten en una acción deliberada de desechar (dumping) en contra lo que dice el convenio es ilegal. El Tráfico ilegal es un crimen.

El convenio de Basilea es uno de los pocos tratados ambientales que definen una actividad prohibida como un crimen. El hecho que trafico ilegal es condenado como un crimen donde las Partes acogen para prevenir y castigar dice mucho de la comunidad internacional sobre el manejo ambientalmente racional de los tóxicos y desechos en general.


Artículo 9 del Convenio de Basilea provee que cualquier movimiento transfronterizo de desechos tóxicos u otro desecho se considera tráfico ilegal cuando es:

a)    Sin notificación de conformidad con las disposiciones del presente Convenio a los Estados interesados​​; o

b)   Sin el consentimiento de conformidad con las disposiciones del presente Convenio a los Estados interesados; o

c)    Con consentimiento obtenido de los Estados interesados ​​mediante falsificación, falsas declaraciones o fraude

d)   Que no se ajusta de manera sustancial con los documentos, o

e)    Que entrañe la eliminación deliberada de desechos peligrosos y otros desechos en contravención de este Convenio y de los principios generales del derecho internacional.

No todo el mundo comparte la idea común de ambición global expresada por el Convenio de Basilea y encuentra muchas maneras de evadir sus reglas. Por ejemplo contrabando de cargamentos a través de fronteras, fraude, soborno y falsa declaraciones.  Como otros crímenes, la codicia lleva a cabo el tráfico ilegal.

Un caso concreto de tráfico ilegal de los Países Bajos.

Cuando las aduanas holandesas manejaban por una terminal en el puerto de Ámsterdam, vieron algunas personas sacaban TV fuera de sus cajas y cargaban el televisor en un contenedor. Esa terminal en particular es bien conocida por los funcionarios de aduanas como un terminal de contenedores que se cargan a África. Cuando se acercaron vieron el contenedor con TV muy dañadas, fuera de cajas y no bien acotejada. Las aduanas llamaron por teléfono a la inspección del VROM[1] y pidió ayuda. La decisión fue tomada de que las aduanas iban a investigar el envío de Ámsterdam a Ghana, país destinación, y que el VROM-inspección investigará el origen de los TV. Las aduanas interrogaron el hombre que estaba a cargo de la carga del contenedor. Él testifico que compró los TVs de una empresa en Campen (Holanda).  El VROM investigó la compañía en Campen. Esta empresa había comprado con los televisores en Muster (Alemania) y los había transportado desde Muster a Ámsterdam. El receptor de los TVs en Ámsterdam quedó fichado por el traslado ilegal de residuos de Ámsterdam a Ghana y la empresa en Campen quedó fichado por el traslado ilegal de residuos Muster forma de conexión con Ámsterdam (VROM, septiembre 2010.)


Quienes son afectados  por esto?

Todos los somos, en cierta forma.  Por ejemplo consumidores que desechan productos electrónicos que lo llevan a facilidades autorizadas para reciclaje son afectados cuando en vez de hacerlo en la cadena correcta lo botan ilegalmente.  Gentes que viven cerca de los basureros son afectados por la contaminación tóxica tanto aérea como también en las aguas y la tierra.  Trabajadores, incluyendo niños, que son empleados para disponer de nuestros desechos electrónicos trabajan en un ambiente en condición insegura y no regulada. Las graves consecuencias que esto traería por hacer estos trabajos inapropiados en estos desechos van a afectar a generaciones por venir.

Cuando los desechos tóxicos son manejados inapropiadamente, pueden tener efectos nocivos a la salud humana y el medio ambiente.  Si expones persistentemente a las dioxinas por ejemplo, son una sustancia de sub-productos no deseados en la incineración y procesos de manufacturas involucradas en el blanqueo de la pulpa de papel, que puede causar lesiones en la piel, alterar las funciones del hígado a corto plazo inclusive afectar el sistema inmunológico y dar cáncer a largo plazo.

Otro ejemplo sombrío de los efectos potenciales de la eliminación inadecuada de residuos peligrosos es donde los trabajadores se emplean para cortar los cables eléctricos para eliminar el cobre con valor para su reutilización. Una vez que el cobre se ha eliminado, el revestimiento de plástico se quema, liberando cloruro de polivinilo y retardantes de llama bromados en el medio ambiente. Este proceso pone a los trabajadores en situación de riesgo de las enfermedades respiratorias y la piel, infecciones oculares y cáncer.

Con frecuencia, los casos de tráfico ilícito no tienen planes apropiados de eliminación, lo que significa que los envíos de desechos peligrosos a menudo son objeto de dumping sin pensar en los ríos, las aldeas y los mares. Además de los impactos adversos sobre la salud humana, la contaminación de nuestra tierra, aire y las aguas puede provocar daños irreparables al medio ambiente.


¿Por qué deberíamos estar preocupados?

Por que la prevención del tráfico ilícito de desechos peligrosos se asegurará de que sólo aquellos que tienen la voluntad y son capaces de deshacerse de los desechos en forma ambientalmente racional recibir ellos.

Previniendo el tráfico ilegal se mejora la salud humana, particularmente entre los pobres, dando lugar a una mejora general en la calidad de vida de los vulnerables. Y yendo mas lejos, también protegemos nuestro medio ambiente de la degradación del posible incremento de las manos en la eliminación inadecuada de desechos peligrosos regulados y otros desechos.

La prevención de las consecuencias negativas del tráfico ilícito también ayudará a los países a desarrollar mecanismos que reduzca el daño hacia el medio ambiente, lo que permite seguir disfrutando de la naturaleza y los recursos que proporciona en el largo plazo.

Esto nos llevará un paso más cerca de los Objetivos del Desarrollo del Milenio –ODM-, en particular, los objetivos de reducción de la pobreza, reducir la mortalidad infantil, mejorar la salud materna y garantizar la sostenibilidad del medio ambiente.

¿Lo que se está haciendo al respecto?

Tráfico ilícito de desechos peligrosos y otros, al igual que muchas otras actividades delictivas, es un tema complejo. Se están realizando esfuerzos para fortalecer la prevención, detección, control y sanción del tráfico ilícito de desechos peligrosos y otros, pero se necesita mucho más. Esto puede hacerse en muchos frentes:

A nivel nacional:

1.    Adoptar un marco jurídico adecuado para la aplicación de la Convención de Basilea, incluyendo medidas para prevenir y castigar el tráfico ilícito, que se aclaran los procedimientos, así como los respectivos derechos y obligaciones de las entidades que se ocupan de tráfico ilícito;

2.    Aumentar la sensibilización de todas las partes interesadas acerca de las disposiciones de tráfico ilegal de la Convención de Basilea y el marco jurídico nacional: legisladores y la política, el poder judicial, las autoridades ambientales, las entidades de aplicación, las autoridades portuarias, la industria naviera, los generadores de residuos, eliminadores de residuos;

3.    Asegurar la disponibilidad de instalaciones adecuadas de eliminación para el manejo ambientalmente racional de los desechos peligrosos y otros ubicados, en la medida de lo posible, dentro del país;

4.    Capacitar al personal de aplicación (aduanas, autoridades portuarias, guardacostas, los organismos de medio ambiente, la policía) para construir su capacidad para impedir, detectar, identificar y tratar los casos de tráfico ilícito;

5.    Concéntrese tanto en las exportaciones como las importaciones y ofrecer incentivos para las entidades de aplicación para prevenir y tratar los casos de tráfico ilícito de desechos peligrosos y otros;

6.    Mejorar la cooperación entre las entidades encargadas de la aplicación, cumplimiento y observancia a nivel nacional, en particular entre la Autoridad Competente del Convenio de Basilea a nivel nacional y las entidades de control;

7.    Investigar, juzgar y castigar los casos de tráfico ilegal.


A nivel regional:

1.    Intercambio eficaz de información y la cooperación entre países de una región, en particular los que comparten los cruces fronterizos o cursos de agua, se aseguraría de que todos los países estén informados de los movimientos de residuos potencialmente ilegales en la región y así reducir cualquier tentativa de "brinco de puerto".

2.    Compartir las mejores prácticas en la región también ayuda a mejorar la capacidad de los países para hacer frente a este problema.

A nivel internacional:

1.    A comprender mejor y abordar los factores sociales y económicos de este fenómeno, tanto en la demanda y en el lado de la oferta, así como por qué, dónde y cuándo actividades ilegales a encontrar su camino en la cadena de desechos a nivel mundial;

2.    Desarrollar la capacidad de los países, en particular los países con economías en transición, para evitar con eficacia y lidiar con el tráfico ilegal. Esto puede hacerse mediante la entrega de capacitación, por ejemplo a través de la iniciativa de Aduanas Verdes, así como la Secretarías Generales de los Convenios, entre ellos la Convención de Basilea;

3.    Fortalecer la cooperación entre las organizaciones y redes activas en el ámbito del tráfico ilícito;

4.    Aclarar los procedimientos aplicables y mejorar la cooperación entre las Partes afectadas por un caso específico del tráfico ilícito. Por ejemplo, el envío ilegal una vez ha sido detectado hacérselo llegar al exportador, los países en cuestión en forma conjunta podrían supervisar el envío de desechos para asegurarse de que llegue al exportador y se elimina en el cumplimiento del Convenio de Basilea.

5.    Aumentar la conciencia de las consecuencias que tiene sobre la salud humana y el medio ambiente el tráfico ilegal.



[1] VROM – Inspección Ambiental de los Países Bajos (Holanda).

No hay comentarios:

Publicar un comentario