miércoles, 5 de agosto de 2015

El Codex Alimentarius - Código de Alimentos y su Aplicación en la Dirección General de Aduanas

La Dirección General de Aduanas es la institución que tiene a cargo velar porque el Comercio Internacional (importación y exportación) sea justo, equitativo, ágil, transparente, fácil, etc. Es la puerta de entrada de todos los Bienes de Consumo, Materias Primas y Bienes de Capital que se produce en el extranjero y la salida de lo mejor de nuestra producción. Por lo tanto, la Dirección General de Aduanas debe ser una institución moderna, acorde a esos tiempos en la que no solo tenga que velar por el cobro de los tributos arancelarios; sino también, con la aplicación de leyes, normativas, reglamentaciones, nacionales como internacionales.
Desde finales de la década de los 90, la República Dominicana ha pasado por un proceso de transformación y ha dejado de lado el aislamiento en la que estaba recluida, dando paso a una apertura nacional e internacional. Ha firmado Acuerdos Comerciales (en aquel entonces: CARICOM, Centroamérica, Parcial con Panamá); ya en la década del 2000, fueron DR-CAFTA y EPAs. También se han firmado y ratificado Acuerdos Multilaterales Medio Ambientales (AMUMAs), los cuales tienen normativas que han de ser cumplidas por las Partes firmantes, so pena de ser sancionados.
La Dirección General de Aduanas ha experimentado cambios significativos en su accionar al pasar de una Aduana pura y esencialmente fiscalista y recaudadora, a una Aduana más moderna y sensible, preocupada por el Medio Ambiente y la Salud Humana. Está en el proceso de implementación de figuras, como son: los Operadores Económicos Autorizados (OEA), la Ventanilla Única de Comercio Exterior (VUCE), la Propiedad Intelectual, las Normas de Origen, la Iniciativa Aduanas Verdes y la implementación de normativas internacionales orientadas a la salud humana y la alimentación, como es el caso del Codex Alimentarius.
Mucho hemos oído hablar, pero ¿Qué es el Codex Alimentarius? Diremos que son un conjunto de normas internacionales sobre la alimentación que abarcan los principales alimentos, ya sean crudos, semi-elaborados o procesados; también se incluyen los productos químicos que se emplean para una ulterior elaboración de los alimentos. A nivel internacional el Comité del Codex Alimentarius esta administrado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Oficina de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).
El objetivo es que haya un comercio justo y equitativo que garantice la salud e integridad de los consumidores. Controlando toda la cadena alimentaria desde la siembra, cultivo, industrialización, distribución, etiquetado, etc., hasta que esos alimentos lleguen al consumidor, garantizando seguridad, inocuidad alimentaria para el consumidor.
Existen normas que son verificadas, como son:
  1. Principios generales
  2. Nutrición
  3. Regímenes Especiales
  4. Etiquetado
  5. Higiene
  6. Residuos de Plaguicidas
  7. Contaminación
  8. Calidad
Estas normas se ponen en funcionamiento porque el Estado Dominicano tiene la obligación de preservar la Salud de sus habitantes, porque si los alimentos no son de buena calidad, seguros e inocuos, entonces las consecuencias será que el país tenga bajos niveles de salubridad, teniendo que destinar una mayor parte del presupuesto nacional a campañas de salud e higiene.
Normas del Codex Alimentarius:
Todos los alimentos que se venden al público deben tener una etiqueta, en el idioma del país donde se vende el alimento. Debe especificar la fecha de fabricación del alimento, fecha de expiración, los componentes, las advertencias necesarias.
El Instituto Dominicano de la Calidad (INDOCAL) es la institución que tiene a cargo la elaboración de estas normativas; pero le corresponde a la Dirección General de Aduanas velar porque estas normativas tengan cumplimiento, por la gran cantidad de productos alimenticios que cruzan por las puertas de esta institución.
El Codex Alimentarius y la Ética del Comercio Internacional.
La labor del Codex va más allá de la creación de medios para eliminar los obstáculos al comercio. Incluye estímulos para que los comerciantes de alimentos adopten normas éticas para proteger la salud de los consumidores y promover prácticas equitativas en el comercio alimentario.
De una buena alimentación, depende una buena salud y de la buena salud de la población depende en gran medida el verdadero desarrollo de un país.
Comité Codex Alimentarius en la República Dominicana.
Funciona un Comité a nivel país, de las cuales participan el Centro de Exportación e Inversión de la República Dominicana (CEI-RD), el Instituto Dominicano de la Calidad (INDOCAL), la Dirección General de Aduanas (DGA-Aduanas Verdes), el Ministerio de Medio Ambiente (Gestión Ambiental), el Ministerio de Agricultura (Sanidad Vegetal), el Ministerio de Salud Pública, el Laboratorio Veterinario Central (LAVECEN), el Ministerio de Relaciones Exteriores, la Fundación por los Derechos del Consumidor (FUNDECOM), la Dirección de Comercio Exterior y Administración de Tratados Comerciales (DICOEX), entre otras instituciones.
Un punto que trajo debate al Comité consistió en las devoluciones que se han realizado en año anteriores y fueron las devoluciones de exportaciones de productos agrícolas por parte de la Comunidad Europea (CE), por estar dichos productos fumigados con plaguicidas prohibidos por la Convención de Rotterdam (sobre el Procedimiento de Consentimiento Fundamentado Previo Aplicable a Ciertos Plaguicidas y Productos Químicos Objetos de Comercio Internacional), del cual la República Dominicana es signataria desde septiembre del 2004. Estos plaguicidas y químicos industriales sujetos a prohibición y a regulación están contenidos en el Anexo III del Convenio de Rotterdam.
Entre los productos agrícolas que han sido rechazados están: Naranja, Banano y variedades del Pimiento (Rojo, Verde y Picante). Los plaguicidas que se han usado están: El Carbaryl, El Endosulfán, el Permethrin, Famoxadone y Methomyl.
Unos de los puntos de la implementación del Codex Alimentarius expresa la necesidad de que las autoridades competentes y los operadores de la industria alimentaria consideren la elaboración de programas y manuales de capacitación y una serie de controles a los alimentos (inspecciones, auditorías, verificación y vigilancia), además la utilización de laboratorios acreditados, como es el recién inaugurado Laboratorio Científico de la Dirección General de Aduanas. Con este laboratorio se permitirá una amplia gama de servicios de análisis químico de productos metálicos y no metálicos, de origen animal y vegetal, preparaciones alimenticias, servicios de caracterización de gran variedad de sustancias y compuestos orgánicos volátiles, semi-volátiles y otros procesos.
El Codex Alimentarius es un código que todos los países deben implementar para garantizar que los alimentos que consuma la población sean seguros, de calidad y que no causen daño a la población. La aplicación de una correcta normativa expresada en los Convenios Multilaterales Medio Ambientales repercute directa y positivamente sobre las políticas de exportaciones del país, ya que en la medida que hay cumplimiento de las mismas, los socios comerciales no pueden alegar ningún obstáculo técnico para aceptar los productos que se exportan. Al producirse mayores exportaciones habrá mayores flujos de divisas hacia la República Dominicana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario